El Sionismo Bajo el Signo de la Cruz (Parte II)

Los objetivos de esta Fundación de Aliados de Israel que consigné en la primera parte de este artículo están signados por cinco puntos, que son transversales desde Estados Unidos a Chile, que unifica ideas, líneas discursivas, entrega de opiniones a la prensa, documentos oficiales, incluso la oratoria de los pastores evangélicos ante su feligresía.

Todo es parte Todo parte de la llamada Hasbara, que nivela la ideología sionista dándole una coherencia con idea simples, dirigidas al público llano, especial para ese mundo cristiano-sionista generalmente extraído de las capas más humildes de la sociedad y liderados por aquellos cómplices de un régimen criminal como es el israelí. Estos puntos son:

  • Vigilar el presupuesto externo de la Autoridad Palestina. Limitarlo, cercenarlo o simplemente ejercer acciones de chantaje para el logro de sus fines. Esto implica que se haga uso de las restricciones e incluso la negación de los fondos que corresponden al pueblo palestino por concepto de ventas de sus productos.
  • Actuar para ampliar las fronteras de Israel, más allá de las reconocidas por la ONU. Esto implica comenzar a operar líneas discursivas y acciones en terreno que den “legitimidad” a la ocupación de los Altos del Golán en Siria: La construcción de miles de viviendas en asentamientos poblados por colonos extremistas sionistas en Cisjordania. La ocupación progresiva de Al Quds Este, demolición de viviendas y la expulsión de sus habitantes. Esta labor nos muestra que el sionismo impulsa la violación progresiva de las leyes internacionales y si esto es así los líderes de este cristianismo sionista deben responder, ante la Corte Penal Internacional.
  • Luchar contra la campaña de Boicot, Desinversión, Sanción (BDS) deslegitimando esta herramienta ética y presionar para que parlamentos nacionales la prohíban en su país y se genere, por tanto, una persecución a quienes impulsen esta campaña.
  • Influir en las redes diplomáticas para que países reconozcan a Jerusalén como capital de Israel, y trasladen su embajada en dicha ciudad.
  • Fortalecer el apoyo de Estados Unidos.

Unido a estos puntos, debemos situar el trabajo que se está haciendo respecto a la denominada Ley de Antisemitismo. En un artículo publicado anteriormente en www.segundopaso.es en junio del año 2020 (1). Sostuve, en aquella oportunidad que la Organización de Estados Americanos (OEA) en junio del año 2019, impulsada por su secretario general, el uruguayo Luís Almagro, adoptó como suya, la definición de antisemitismo, establecida como una especie de guía por la sionista Alianza Internacional para la Recordación del Holocausto (IHRA), la cual afirma “El antisemitismo es una cierta percepción de los judíos, que puede expresarse como el odio a los judíos. Las manifestaciones físicas y retóricas del antisemitismo se dirigen a las personas judías o no judías y/o a sus bienes, a las instituciones de las comunidades judías y a sus lugares de culto”. Una clara distorsión y manipulación de lo que se entiende por semita y judío, toda vez que en este conflicto de colonización y ocupación de palestina, los únicos semitas son, precisamente, el pueblo palestino.

En Sudamérica, el lobby de Almagro y del sionismo logró que en Uruguay, en las postrimerías del gobierno del frenteamplista Tabaré Vásquez (un mes antes que asumiera el nuevo gobierno de Lacalle Pou) adoptara la definición de antisemitismo de la IHRA, cuyo fin es acallar las voces críticas de los crímenes del sionismo. Su vecino, al otro lado del Rio de la Plata, con el gobierno argentino presidido por Alberto Fernández, que ha tenido un estrecho acercamiento con Israel, también adoptó esta definición publicada en su boletín oficial. “Una determinación lograda en base de las enormes presiones de la comunidad sionista en Argentina, que bien sabe cómo coaccionar a los gobiernos de ese país, teniendo control en amplias áreas de los medios de información, centros educativos y en la política, fundamentalmente, donde ejerce su influencia y que a través del apoyo del gobierno de Fernández  pretende, tal como dice el documento de gobierno “invitar a los poderes legislativos y judicial, como así también a los 24 distritos del país a adoptar similar medida, así como también a instituciones públicas y privadas”.

Creo, que bajo esta ofensiva sionista, que incluye el pago de favores políticos, el chantaje a gobiernos utilizando para ello a Washington, que como su padre putativo eleva el puño contra todo aquel que se opone o amenaza a este régimen criminal. “Lo dije en aquella oportunidad y lo reitero en esta, aquel encuentro y la actual disposición de adoptar la definición de antisemitismo de aquellos que han impuesto un mito fundacional, en base a considerarse elegidos y merecedores de una tierra prometida por una divinidad; es parte de una operación de lavado de imagen y de protección de uno de los regímenes más criminales del mundo. Y, al mismo tiempo, afianzar la idea y tratar de fundamentar, que la crítica contra la ideología que sustenta dicha entidad israelí – el sionismo – puede ser calificada de una conducta antisemita”.

La labor de compra de voluntades y conciencia no cesa por parte de Israel, que destina cientos de millones de dólares, distribuidos en organizaciones, movimientos, pago a activistas, entrega de becas, invitaciones a recorrer la palestina histórica ocupada. Crear portales, trabajar con redes sociales, creación de bot (2). Utilizar a organismos como la Fundación sionista con personal latinoamericano radicado en la palestina ocupada Hatzad Hasheni, que recorre los países de Latinoamérica, dando cursos sobre Hasbara (3) asesoría a las policías militarizadas de gobiernos de derecha e incluso grupos paramilitares, en temas denominados “presencia yihadista en América Latina” además de crear filiales que sirven de centros de espionaje y persecución de todos aquellos, que son acusados de antijudíos y antisemitas por el régimen israelí.

Esta Organización, Hatzad Hasheni, a la cual denuncie por las redes sociales en diciembre del año 2016 publicada en el portal de la Federación Palestina (4) es una entidad sionista radicada en Israel donde trabajan, entre otros, dos activistas sionistas irredentos: el colono argentino Gabriel Ben Tasgal y el también colono pero desde Chile Gabriel Colodro. Junto a los venezolanos: Roby Croitorescu. Sammy Eppel y Anabella Glijenschi de Jaroslavsky. El brasileño Oscar Jaroslavsky “nos entregan esta joya del soplonaje del siglo XXI, bajo el nombre de Proyecto Centinela. Al mejor estilo nacionalsocialista, pero ahora en un marco sionista entregan instrucciones, para que sus seguidores en forma anónima y cobarde delaten a vecinos, periodistas, políticos, todo aquel que a cualquiera le suene a antisemita, antisionista o antijudío en esta mezcolanza que su propaganda goebbeliana nos quiere sumergir. En una rara, pero interesada mezcla de denunciar a quienes se oponen al sionismo, meten en un mismo saco la concepción de antisemita y antijudíos, como si todo ello fuese igual a quienes nos declaramos antisionistas. Los llamados a la delación son copias calcadas de los llamados de los jerarcas nazis contra el pueblo judío, contra comunistas, gitanos o cualquiera que fuese enemigo del nazismo”.

La labor de activismo, de reclutar agitadores, adherentes y apoyos no se detiene. Es parte de los esfuerzos por limpiar la imagen e un régimen que se caracteriza por los crímenes cometidos contra el pueblo palestino, su violación permanente del IV Convenio de Ginebra, de la Carta de las Naciones Unidas, las Resoluciones de su consejo de seguridad que le exigen el retiro de los territorios ocupados, el permitir el retorno de los refugiados, demoler el muro del apartheid, no construir más asentamientos sionistas en Cisjordania, terminar con el bloqueo de gaza, entre otros puntos. Este trabajo, en el caso de Chile ha contado con la labor  denodada de la nueva embajadora de la entidad sionista, la cientista política de origen argentino y de padres alemanes, Marina Rosenberg quien aparece profusamente en la prensa escrita, televisiva y entrando al debate  como ningún otro embajador en esta nación sudamericana, contando para ello con el apoyo de una comunidad sionista bien apertrechada financieramente y parlamentarios que declaran a Israel como su segunda patria, como es el caso del diputado democratacristiano Gabriel Silber.

En diciembre del año 2019, un hecho particular permitió dar cuenta de la intrincada red de relaciones que se ha tejido entre el mundo evangelista y el sionismo. En aquella fecha en la palestina histórica ocupada, que el invasor denomina Israel, se concretó el llamado Primer Congreso de pastores Evangélicos Latinoamericanos. Actividad a la que concurrieron 25 referentes evangélicos de gran parte de los países latinoamericanos. Con todos los gastos pagados, que incluyeron visitas turísticas, encuentro con líderes políticos y parlamentarios, cenas opíparas y alojamiento cinco estrellas, estos líderes religiosos se hicieron presente en tierra santa convocados por el llamado Fondo Nacional Judío Keren Israel (5). Después de tanta algazara, vituperios y alabanzas y palmoteos de espaldas vino el momento para el cual fueron convocados. En una declaración conjunta estos líderes evangelistas señalaron que Jerusalén “es, ha sido y será la capital de Israel” Una declaración política profundamente alejada de sus plegarias y ojos entornados al cielo.

Bajo el título de “Declaración de líderes cristianos en favor de Israel” estos pastores representantes de diversas iglesias evangélicas latinoamericanas reafirmaron, en el mencionado documento, exigido como pago por tanta atención sionista que “Israel es la nación santa prometida por Elohim nuestro Dios” al mismo tiempo que el profuso verbo que los caracteriza los hizo llevar al papel un documento titulado “Declaración de paz y bendición en favor de Israel”. En el documento, citado en un artículo publicado en diversos medios los pastores evangélicos aprovecharon de avalar una d elas mentiras del sionismo al sostener que “apreciamos profundamente que en Israel se extienda la libertad de culto para todos los ciudadanos donde la comunidad cristiana está creciendo y sea el único país de Oriente que lo permite”.

Bien sabemos la persecución que sufre tanto el pueblo palestino de creencia musulmán, como también los miles de palestinos de creencia cristiana ortodoxa. Para el sionismo son parte del mismo objetivo de exterminio. Mezquitas e iglesias quemadas por igual, imanes y sacerdotes perseguidos sin distingo. Creyentes considerados subhumanos. Los pastores evangélicos se comprometieron a ser embajadores de la paz y de la imagen de Israel, por lo que ya su misión está teñida de mentiras pues el principal promotor de la violencia en Asia occidental es el sionismo y no se puede ser embajador de un régimen que asesina niños, quema iglesias (la última de las cuales fue el Monasterio de la Iglesia Rumana de Jerusalén el pasado 1 de marzo), tortura a palestinos, los encarcela por miles, bombardea Gaza, construye asentamientos ilegales. Impide el libre desplazamiento de los palestinos por su tierra ¿Qué tipo de embajador se puede ser sino uno ciego, sordo y mudo?

La postración indigna, el sometimiento de estos pastores a las órdenes del sionismo resulta despreciable. Esa conducta es agradecida por el KKL Mundial (Keren Kayemet LeIsrael) a través de su vicepresidente, el sionista argentino Hernán Felman, quien agradeció la labor de vasallaje de estos pastores evangélicos “Israel garantiza su permanencia en el mapa por toda la vida. Un Israel que sigue siendo aún cuestionado y nosotros necesitamos de la amistad de los pueblos. Ustedes queridos pastores han visitado el Estado de Israel, distinto al que conocieron, es el Israel de la historia, es el Israel del futuro”, enfatizó.

La labor del sionismo respecto al exterminio que se ejecuta contra el pueblo palestino debe terminar. Y ello implica hacer visible a aquellos que se han convertido en cómplices de estos crímenes como son las iglesias evangélicas adscritas al concepto de cristianos sionistas. Mientras la entidad sionista israelí perpetra un exterminio contra la población palestina, al mismo tiempo promueve, con absoluta hipocresía y buscando réditos políticos, económicos, diplomáticos y de imagen el que creyentes cristianos se conviertan en sus avales, cómplices, de todos los crímenes cometidos. Una tarea deleznable que los pastores evangélicos ocultan a sus feligreses en función de réditos políticos, económicos, ventajas materiales, todo muy terreno y alejado de sus ampulosos discursos religiosos.

Pablo Jofré Leal

  1. https://segundopaso.es/news/691/El-Sionismo-y-su-B%C3%BAsqueda-de-Apoyos-para-la-Impunidad
  2. Un bot (aféresis de robot) es un programa informático que puede simular el comportamiento humano dentro de internet, realizando automáticamente tareas repetitivas como enviar mensajes, emails o realizar posteos en redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram, tareas cuya realización por parte de una persona serían casi imposibles o muy tediosas. https://www.eluniversal.com.mx/techbit/que-es-un-bot
  3. Hasbara. Palabra hebrea derivada del verbo explicar y que habitualmente se utiliza como sinónimo de propaganda. Constituye un elemento esencial del lavado de imagen del régimen sionista y de su política de relaciones públicas.
  4. https://federacionpalestina.cl/antiguo/noticia.php?id=1745
  5. Fondo Nacional Judío Keren Israel. (Jewish National Fund, JNF (Keren Kayemeth Liyisrael, KKL), establecido en 1901, fue una de varias organizaciones que brindaban ayuda y alentaban la inmigración judía y el asentamiento en tierras en Palestina. Su objetivo principal era evaluar y adquirir tierras que pudieran ser utilizadas para crear asentamientos judíos rurales y desarrollar zonas urbanas. El Fondo participaba en la recolección de fondos en el exterior y, desde 1920 en adelante, participó de modo regular en los debates de la Agencia Judía en establecer un hogar nacional judío. Más de la mitad de las tierras que adquirieron los judíos antes de la Declaración de Independencia de Israel en mayo de 1948 pertenecía al KKL. En 1920, el KKL trasladó sus oficinas de Europa a Palestina. Algunos de sus agentes de adquisición de tierras eran autónomos, en tanto que otros trabajan de forma independiente para ellos mismos y para organizaciones judías de adquisición de tierras tanto privadas como públicas, como la Compañía de desarrollo territorial de Palestina (Palestine Land Development Company) y la Asociación para la colonización judía (Palestine Jewish Colonization Association). https://israeled.org/la-importancia-politica-de-la-adquisicion-de-tierras-fondo-nacional-judio-kkl/

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*