MNOAL en Azerbaiyán: Multilateralismo en épocas de pandemia

En momentos que la crisis sanitaria derivada de la pandemia del Covid 19 golpea al mundo, los conceptos vinculados a sociedades más colaborativas y donde seamos capaces de gastar nuestros recursos y energías en el combate a esta enfermedad y sus efectos colaterales, en lugar de seguir tratando de imponer poderes hegemónicos, se ponen en el tapete de la discusión.

Así, el encuentro del Movimiento de Países no Alineados (MNOAL) celebrado este 4 de mayo, mediante el formato de videoconferencia y convocado por el presidente de Azerbaiyán, Ilham Alíev, quien además ocupa la presidencia pro tempore del organismo multilateral, entra de lleno al ruedo político, defendiendo los conceptos y prácticas de solidaridad y multilateralismo. Esto, en el marco de la peor crisis sanitaria y las secuelas políticas y económicas aparejadas, desde la gran depresión del año 1929, que obliga a repensar la forma en que hasta ahora hemos llevado las relaciones internacionales.

Desde el término de la Conferencia del MNOAL celebrada el año 2016 hasta el encuentro en Bakú en la XVIII Conferencia del MNOALde octubre del año 2019 se habló hablado de encarar los retos del desarrollo y del cumplimiento de la Agenda 2030 de Naciones Unidas y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Agenda de trabajo que desembocó, finalmente, en la llamada Declaración Política de Bakú, junto a otros documentos: el Documento Final de Bakú, la Declaración sobre Palestina y el Documento de Gratitud a y Solidaridad con el Gobierno y el pueblo de Azerbaiyán.

Si bien es cierto, la convocatoria de este 4 de mayo del 2020 se enmarcó en la idea “Estamos juntos contra COVID-19″ no se descuidó ni se dejó de mencionar otros elementos centrales, que ocupan el quehacer del MNOAL y donde estas reuniones representan una importante vitrina internacional. En línea con los principios emanados de la conferencia de Bandung (1) del año 1955, antecedente del MNOAL, que destaca como bases fundantes el respeto a la integridad territorial, a la soberanía de los países y la no intervención en los asuntos internos.

Este 4 de mayo, al inaugurar la reunión telemática el presidente Alíev señaló que «La pandemia de la COVID-19 ha tenido una repercusión en todos los países del mundo, ninguno ha sido inmune, Solamente a través del apoyo mutuo podemos enfrentar con éxito la COVID-19. Azerbaiyán ha sido un miembro responsable de la comunidad internacional» y ha hecho un aporte financiero de 5 millones de dólares a la OMS para respaldar la lucha contra el coronavirus. Además, el presidente de Azerbaiyán anunció «un aporte financiero adicional de 5 millones de dólares a la OMS, fondos que serán asignados a los países que necesitan ayuda en África, Asia y América Latina». Durante su intervención Alíev llamó a la solidaridad de la comunidad internacional y los miembros del MNOAL, para afrontar la COVID-19. «Como ejemplo de solidaridad, los estados miembros del MNOAL, en consonancia con la carta de las Naciones Unidas, proponen una sesión especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas en respuesta a la COVID-19 a través de una videoconferencia con la participación de jefes de Estado y de Gobierno», dijo al término de su intervención

El mandatario de Azerbaiyán ha señalado, igualmente, que la promoción de la diplomacia multilateral y el fortalecimiento de la cooperación y la solidaridad entre los Estados miembros del MNOAL sería una de las prioridades de la presidencia pro tempore de esta organización, desde que asumió dicho cargo en Bakú, en octubre del año 2019. En aquella ocasión, la mayoría de las intervenciones de los asistentes llamaron a que el MNOAL apostara por el multilateralismo, el diálogo entre las naciones, la negociación y no la agresión, además de cooperar en lugar de seguir enfrascados en intervenciones militares, en conflictos que ponen en peligro la precaria paz mundial.

Por su parte, en su intervención, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, destacó que el sistema de cooperación multilateral es necesario para “garantizar que los países puedan responder de manera efectiva ante la COVID-19 mientras que se prepararan para otras emergencias. Ningún país, independientemente de su tamaño o recursos, puede gestionar la COVID-19 por sí solo”, aseguró. En tanto, el secretario general de la ONU, António Guterres, en su mensaje enviado a los miembros de la cumbre virtual, destacó que la crisis sanitaria que enfrenta el mundo requiere de una respuesta “coordinada” y pidió más apoyo para países en vías de desarrollo a fin de que puedan hacer frente, no sólo a la pandemia sino también a las consecuencias económicas y sociales, que tendrán en sus sociedades. En la conferencia también intervino el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, quien recordó que nadie estará seguro en ninguna parte del mundo mientras haya países que continúan luchando contra la pandemia. El diplomático subrayó que la OMS debe seguir desempeñando un papel vital en la tarea de contener la expansión del virus

Resultó una tarea interesante el constatar, que en este encuentro, virtual convocado por el presidente Alíev gran parte de las intervenciones, con matices más o menos concordaron en la necesidad de la lucha contra el Covid 19 (lógicamente pues representó el elemento aglutinador del llamado) pero ello en el marco de la puesta en práctica de deberes, que aún no se cumplen, como es el caso de los 17 objetivos definidos en la agenda del desarrollo sostenible (ODS)y las 169 metas acordadas en el encuentro de la ONU del año 2015 y cuyo vencimiento es el año 2030. La ODS constituyen un llamado universal a llevar adelante acciones concretas que pongan a la pobreza, proteger el planeta y mejorar las vidas y las perspectivas de las personas en todo el mundo.

En ese contexto de tareas globales es que surge y se desarrolla la pandemia del Covid 19, que debe impulsar aún más el trabajo agendado pero al cual hay que incorporar una serie de puntos, que los conferencistas dieron a conocer en este encuentro virtual del día 4 de mayo, convocado por el líder azerbaiyano Ilham Alíev.

  1. Acceso oportuno y equitativo a una futura vacuna contra el Covid 19.
  2. Enfoque integral y multilateral de la lucha contra el virus
  3. Críticas a los ataques que se hacen a la OMS. Considerándolo un error estratégico.
  4. Instar al Consejo de seguridad para llamar un cese de los conflictos en el marco de la lucha contra la pandemia. Llamados a la solidaridad contra países agredidos
  5. Crear un grupo de trabajo que apoye la lucha contra la pandemia y revertir las consecuencias amplias que trae aparejada.
  6. Respuesta global e interconectada y eso implica defender el multilateralismo y la colaboración internacional.

Un Foro Indispensable

El MNOAL, fundado el año 1961 y cuya primera cumbre se celebró en Belgrado, capital de la desaparecida Yugoeslavia, reúne en la actualidad a 120 países, que lo convierte en el foro mundial que más miembros posee, después de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Un Movimiento donde las posiciones de sus miembros 53 países africanos, 26 países de América Latina y El Caribe, dos de Europa y 39 asiáticos, tiene como objetivo central es levantar la voz, los intereses y la opinión de estos 120 países, con dificultades, estructuras económicas y políticas distintas pero un enemigo común: la lucha contra la pobreza y la globalización excluyente, proceso dominado por algunas potencias hegemónicas, donde se levanta con luces propias el país enemigo del multilateralismo: Estados Unidos, que salió en múltiples ocasiones a colación en esta cumbre del 4 de mayo.

Las tareas del MNOAL definen, a su vez, la lucha contra la desigualdad a través de una alianza entre estados independientes, que intentan concretar decisiones acompañadas de acciones alejadas de las presiones, chantajes y alineamientos con que suelen ser atacados organismos que buscan armonizar el desarrollo d ellos países, sustentados en agendas globales no excluyentes.  Este trabajo tiene un gran paraguas, que ha marcado su quehacer en los últimos 59 años: el fortalecimiento de la paz y la seguridad internacional. No es casual que esas líneas de trabajo encaucen la labor del MNOAL, teniendo en cuenta las agresiones, sanciones, bloqueos, embargos, presiones, ataques, procesos de desestabilización a los países miembros que hemos mencionado y que implican muertes, heridos y destrucción de infraestructuras básicas.

En todo caso, la constatación de la importancia del MNOAL y sus líneas estratégicas, no quita la necesidad, como en otras muchas organizaciones multilaterales, que haya cambios, una reconfiguración de su quehacer, un rediseño constante y del cual existe plena conciencia en el seno de sus miembros. Poder restructurar este Movimiento en formas más armónicas, más modernas y dinámicas, y que efectivamente tenga decisiva influencia sobre los sucesos del mundo, que puedan generar los cambios que se necesitan, influyendo, por ejemplo, para un cambio democrático en el seno de la ONU y su Consejo de Seguridad.

El Presidente  Alíev con respecto a los puntos de respeto a los principios de Bandung, que es hablar también de fortalecer y respetar la carta de la ONU, respecto a la integridad territorial de los estados ha sido enfático en señalar como lo hizo en la Ceremonia de apertura de la 18ª Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Movimiento de los Países No Alineados en Bakú el 25 de octubre de 2019 y lo reitera en esta Cumbre virtual que    “Debemos redoblar nuestros esfuerzos para garantizar el cumplimiento universal de las normas y los principios del derecho internacional. En este sentido, las actividades de las Naciones Unidas requieren reformas importantes. El cambio de fronteras por la fuerza, la violación de la integridad territorial de los países mediante el uso de la fuerza y la injerencia en los asuntos internos son inaceptables”.

Como corolario de esta reunión vía videoconferencia, los participantes concordaron una declaración compuesta por 18 puntos donde señalaron: “Nosotros, los Jefes de Estado y de Gobierno, habiéndonos reunidos por videoconferencia en la Reunión Cumbre Virtual a nivel de Grupo de Contacto del MNOAL en respuesta a la COVID-19, bajo el lema «Unidos contra la pandemia de la COVID-19» el 4 de mayo de 2020, por iniciativa del Excmo. Sr. Ilham Alíev, Presidente de la República de Azerbaiyán y Presidente del Movimiento de los Países No Alineados, con el fin de contribuir eficazmente a los esfuerzos mundiales para hacer frente a los efectos sin precedentes de la pandemia de la COVID-19 (2). Así, considero que el papel del MNOAL así deviene en un catalizador indispensable, necesario, que puede dar aliento vital a los cambios que requiere el mundo y que tras esta pandemia sanitaria nos llama a gritos a modificar el actual estado de cosas. No podemos seguir igual.

Pablo Jofré Leal

www.segundopaso.es

 

  1. La Conferencia de Bandung fue una reunión realizada en Indonesia en abril del año 1955, en la que participaron varias naciones asiáticas y africanas. Fue organizada por Gamal Abdel Nasser presidente de Egipto, Jawaharlal Nehru de la india y Sukarno, jefe de estado de Indonesia. Su principal objetivo era favorecer la cooperación económica y cultural afroasiática en una organización independiente del capitalismo y del socialismo. Fue la antesala del Movimiento de los Países No Alineados (MNOAL)

Principios fundamentales (Diez principios de Bandung)

  1. Respeto de los derechos humanos fundamentales y los objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.
  2. Respeto de la soberanía e integridad territorial de todas las naciones.
  3. Reconocimiento de la igualdad de todas las razas y la igualdad de todas las naciones, grandes y pequeñas
  4. La abstención de intervenir o de interferir en los asuntos internos de otro país.
  5. El respeto para defenderse de cada nación, individual o colectivamente, de conformidad con la Carta de la ONU.
  6. La abstención del uso de pactos de defensa colectiva en servicio de los intereses particulares de cualquiera de las grandes potencias
  7. La abstención de todo país de ejercer presiones sobre otros países.
  8. Abstenerse de realizar actos o amenazas de agresión, o de utilizar la fuerza en contra de la integridad territorial o independencia política de cualquier país.
  9. La solución pacífica de todos los conflictos internacionales, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.
  10. La promoción de los intereses mutuos y de la cooperación.
  11. El respeto de la justicia y de las obligaciones internacionales

 

  1. http://www.radiorebelde.cu/noticia/declaracion-reunion-cumbre-virtual-nivel-grupo-contacto-mnoal-respuesta-covid-19-20200504/

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*