Entrevista Sputnik : EEUU continúa violando los Derechos del Niño

Son 711 los niños migrantes que siguen separados de sus padres en EEUU, bajo custodia de las autoridades. Todo, pese a que para este jueves 26 ya debían estar reunificados con sus progenitores según establece una orden de un juez federal, y que las autoridades norteamericanas han violado, más allá de estar violando los Derechos del Niño.

Los llantos desgarradores de los niños cuyos padres, quienes seguro un día pensaron en una tierra con mejores oportunidades para sus vástagos, no cesan en EEUU. Pero no conmueven ni perturban, ni a sus custodios, que hasta llegaron a burlarse cobardemente de los indefensos infantes, ni al inquilino de la Casa Blanca.

No haber sido localizados, o que hubiesen sido deportados tras ser separados de sus hijos, son los motivos expuestos por los que los padres aún no están con sus niños. El drama es tal, que ‘gracias’ a que algunos registros familiares se han extraviado o destruido, varios niños puede que no vuelvan a reunirse con sus padres. Nunca más. Eso es lo que ha provocado aquella decisión que tomó Trump en junio y que alzó con gesto victorioso tras firmarla.En opinión del periodista y analista internacional Pablo Jofre Leal, “estamos ante uno de los actos más crueles que puede tener un ser humano, que además administra y dirige un país que tiene el poder y la potestad de poder definir leyes que permiten esto”.

En este sentido, explica que “se está utilizando este método, contrario a toda la legislación de Derechos Humanos”, señala el periodista al indicar que viola la Declaración de los Derechos del Niño aprobada el 20 de noviembre de 1959, que establece una serie integral de objetivos para que cada nación mejore la vida de los niños. Si bien la convención tiene reconocimiento y respaldo mundial, EEUU es el único país del mundo que aún no la ha ratificado.

Jofre explica que se trata de “una declaración que establece diez principios fundamentales que habla de igualdad, de protección, de tener un nombre y una nacionalidad, alimentación, vivienda, atención médica, educación, un trato especial, comprensión, amor, que deben recibir ayuda en cualquier circunstancia, que debe protegérsele de cualquier forma de abandono, crueldad y explotación”.

“Sin embargo, esta política cruel de Donald Trump, lo que ha hecho es utilizar la separación de las familias, la separación de padres y madres de sus hijos, como un método de represión y disuasión que es contrario a lo que dictan los Derechos Humanos”, observa el analista.Esta despiadada actitud de Donald Trump con los niños migrantes no despertó la misma sensación en su hija Ivanka, como en la ocasión del montaje del falso ataque químico realizado por los Cascos Blancos en Siria, y cuya imagen de los niños sirios la indignó y la empujó, como asesora presidencial, a alentar a su padre a perpetrar el ataque contra el país árabe. Ahora, frente a una realidad palpable, Ivanka se mostró menos proactiva.

Tema relacionado: México condena “cruel e inhumana” política migratoria de EEUU

Respecto a los Cascos Blancos, el analista señala que “ahora se ha visto que fueron simplemente una punta de lanza, un instrumento, una herramienta de EEUU y sus socios –  israelíes y saudíes en la zona –, para generar la situación de inestabilidad, para efectuar atentados de bandera falsa, tanto en abril de 2017 como en abril de este año 2018, respecto a falsos ataques químicos destinados a perjudicar la marcha de la guerra, favorable a Siria con el apoyo de las fuerzas aeroespaciales rusas, con el apoyo del eje de la resistencia, y generar una matriz de opinión y comunicacional en el mundo destinada a condenar al Gobierno sirio”.

Al referirse al conflicto sirio, el periodista subraya que “hay miles de niños que han muerto producto de estas políticas de agresión (de EEUU) y ahí no hemos visto lágrimas de Ivanka Trump, y no las vamos a ver, no las vamos a sentir y no se van a experimentar. Porque simplemente la política exterior norteamericana, junto al sionismo israelí y al wahabismo de Arabia Saudí, generan lo que han generado en Oriente Medio: un escenario de inestabilidad, de guerra, de muerte y desolación, donde los niños suelen ser las principales víctimas, como en esta política de ‘tolerancia cero’ en la frontera sur de EEUU con respecto a la separación de familias que ha sido llevado a cabo por la política migratoria de Donald Trump”, concluye Pablo Jofre Leal. 28 Julio 2018

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*