El Sionismo No Tiene Verguenza

En Chile solemos usar el concepto de “care’ raja” para referirse a aquel personaje que no tiene empacho alguno en hacer o declarar, acciones o verbalizar ciertas ideas con una desfachatez que no tiene límites, con escasa vergüenza, con falacias y lo suele hacer “sin arrugarse”. Para ese tipo de personajes el lenguaje académico o el debate de alturas, queda lejos de merecerlo.

Este es el caso con la carta de un Hernán López, firmada como Director Ejecutivo de CCHIL (comunidad de chilenos en Israel con sede en la Palestina Histórica) y conformada por un directorio donde el mencionado Hernán López ha sido el encargado de lanzar esta piedra cargada de infamias y vulgaridades, y donde hace apología de lo aprendido en sus cursos de Hasbara, que permanentemente el sionismo realiza con aquellos que suelen convertirse en sus voceros. Tal vez aprendida en la organización Hatzad Hasheni donde suelen impartir estos cursos y una de las organizaciones sionistas de habla castellana dedicada al lavado de imagen de esta ideología terrorista.

Una misiva donde López dice combatir el odio y lo que muestra es precisamente el profundo aborrecimiento y desprecio que los sionistas muestran hacia el pueblo palestino en particular y los pueblos árabes en general -a menos que salga de sus manos loasa Arabia saudí y su Monarquía convertida en aliada y socia en este contubernio entre sionismo y wahabismo- hasta ahora no le he leído loasa Mohamad bin Salman y a Arabia saudí, que para regocijo de este Director Ejecutivo tiene el dinero suficiente para merecer la preocupación de su mentalidad de comerciante de la política.

Hernán López exuda odiosidad, destila una ideología que al igual que otras pretende presentarse como superior. Una ideología que expresa en estas líneas, que lo único importante en su mente afiebrada y estrecha: el bienestar económico. No hay párrafo donde el economicismo, el “éxito material” se presente como el avance de un pueblo. Entierra, por supuesto la realidad histórica y actual, que precisamente el pueblo palestino, tanto en la Palestina Histórica usurpada el año 1948 como aquella ocupada a partir del año 1967 está sometida a una política de apartheid y sometimiento y que ello, para cualquier inteligencia por mínima que sea en el uso del análisis le debería dar luces que ha sido el nacionalsionismo el responsable principal de lo que acontece en Palestina y que no necesita a un sionista que le diga cuáles son sus necesidades de unir a la sociedad palestina, para combatir definitivamente al régimen que la oprime.

¿Conoce algún lector, el caso de algún pueblo que en base a una política de segregación, de colonialismo, de dominio militar, de negación de derechos básicos pueda surgir y desarrollarse con plena autodeterminación? ¿Es posible que el autor de las líneas publicadas en anajnu.cl denominado “El Portal Judío de Chile” tenga la desvergüenza de presentar a los palestinos como culpables de su propia desgracia, ocultando los miles de palestinos asesinados por el ejército de ocupación y los colonos terroristas asentados en la Ribera Occidental? ¿Es posible que años de crímenes, expolio, robo, usurpación generen en los apologistas del sionismo una nebulosa mental y una severa patología amnésica?

López nos quiere hacer comulgar con ruedas de carretas y nos dice en esencia que: No es que los francotiradores que asesinan palestinos en la Franja de gaza disparen a matar, es simplemente que hombres y mujeres que reivindican el retorno a su tierra se colocan en la línea de disparo de los soldados de la “mayor democracia de Oriente medio”. López nos dice, en esencia que la demolición de viviendas, la destrucción de cultivos, la construcción del Muro de la vergüenza, el destierro de palestinos es simplemente tomar medidas para garantizar la seguridad de un sistema de apartheid. Es la lengua bífida que habla de valla de seguridad en lugar de muro. De territorios en disputa en lugar de ocupados, que en sus textos escolares no habla de palestinos, que enseña a considerar al pueblo palestino como animales o a lo más como seres inferiores bajo el concepto prostituido de considerase como “pueblo elegido” para habitar “una tierra prometida”.

El mito genera irrealidad, las mentiras y las fábulas consideradas como pruebas históricas generan enajenamiento, distorsión, es la prueba que la sociedad israelí es una sociedad enferma. Como lo son aquellos que allende el atlántico defienden a brazo partido la existencia de un régimen de apartheid. Que son capaces de enviar a su hijos a hacer el servicio militar a un país extranjero, queasumen como dogma de fe mitos fundacionales que excluyen a otros seres humanos de la condición de tales y que en forma crónica, no sólo se presentan como elegidos sino como los únicos a los cuales se les puede considerar como un pueblo perseguido

Lo sostengo con más fuerza aún, luego de leer este libelo de Hernán López “el sionismo es una ideología perversa” que debe ser eliminada. Esto a pesar de los llantos lastimeros de los defensores de este sistema inhumano que siguen apelando al victimismo y a esta idea que son el blanco de atropellos de las organizaciones internacionales. El sionismo y defensores de este como Hernán López no tienen noción de enfermedad, que es una patología que suele aquejar a paciente con trastornos mentales y que desde el estudio social ha sido analizado profundamente.

Traigo a colación lo afirmado en un artículo que titulé “Israel: El Mundo al revés de una sociedad enferma” y que las letras de López le dan aún más sustento a esta consideración de sociedad y defensores fanáticos enfermos. En el caso específico del sionismo, su política criminal contra el pueblo palestino, aupado por sus sueños de conformar un gran Israel se enmarca en lo que podríamos denominar un modelo evasivo donde este “paciente” violento y agresor centra su vida como sociedad en el rol que le ofrece su delirio, habitualmente dotado de un contenido de megalomanía o misticismo. Para los individuos seguidores de esta ideología, la visión de sí mismos, de su sociedad y de la realidad es la única posible. ¿No vemos esto acaso en las letras de Hernán López, Director Ejecutivo de la CCHIL con sede en la Palestina Histórica?

La inflexibilidad para reconocer otro tipo de realidad los hace despreciar al otro, considerándolos como seres inferiores, animales a los cuales no se les puede respetar y por tanto, sujetos a su eliminación física. Palabras dichas no sólo por dirigentes históricos del sionismo sino por ministros actuales como el moldavo y actual Ministro de Asuntos Militares Avigdor Lieberman o la ultraterrorista Ministra de Justicia Ayelet Shaked para quien es necesario matar a los hijos de palestinos en el vientre materno para “que no nazcan serpientes”. Este es el tipo de dirigente que rige a la sociedad israelí y que genera las leyes de ocupación contra los territorios palestino, contra la bloqueada Franja de Gaza e impide el retorno de millones de refugiados. Estos son los que hablan de la “mayor democracia de Oriente Medio”.

Este modelo evasivo es parte componente de la megalomanía de la sociedad israelí y que lo hace un trastorno difícil de diagnosticar. Sobre todo en su clase dirigente, que no ofrece un perfil de persona que suele ir y sentarse en el sofá de un sicólogo o psiquiatra. No consideran que tengan un problema. Aunque algunos tengan ciertos destellos de lucidez y declaren que “Israel está enfermo” como lo sostuvieron ex Directores del Servicio de Inteligencia de Israel -Mossad- quienes critican los altos niveles de corrupción del gobierno de Netanyahu y la política llevada a cabo contra Palestina.

Este tipo de libelos como el escrito por el Sr. López, están en la esencia de la ideología sionista. Son parte ya de su matriz discursiva, de su pensamiento, de su actuar, de su proceder como su dogma de fe. Cuando no hay conciencia de enfermedad se suele opinar en forma desfachatada, sin filtro alguno, tratando incluso de parecer amplio y flexible en sus apreciaciones al sostener “los palestinos están agotados de sus líderes y del conflicto sin fin con Israel, en una medida similar a la de los israelíes con sus propios líderes. Pero la diferencia en los estándares de vida lo es todo”. Nuevamente el factor dinero, lo monetario como eje conductor de su actuar.

López afirma que los palestinos están agotados de sus líderes y sí, puede ser cierto, agotados de tener que soportar las violaciones permanentes de los acuerdos violados por el sionismo y se siga insistiendo en creer en las organizaciones internacionales y de las propias contradicciones internas al interior de los partidos y movimientos palestinos e incluso lo insoportable que resulta coordinar a algunos servicios con el ocupante cuando la meta de todos debería ser el combate contra el invasor. Pero no nos haga creer que la sociedad israelí está cansada de su gobierno pues si así fuera no apoyarían a un primer Ministro corrupto y violador de los derechos humanos de millones de palestinos -ya que le gusta hablar de corrupción. La diferencia para López y con eso queda satisfecho en su mentalidad comercial, radica en que esos israelíes “están bien, con un buen nivel de vida” y entonces, en esa lógica “no importa que haya un gobierno genocida mientras nuestro estándar de vida sea bueno”.

Mentalidad de mercanchifle que es capaz de aceptar y hasta apoyar el crimen de otros pueblos mientras sigan gozando de las bondades de su sistema que subsiste en base a los donativos de Estados Unidos (4 mil millones de dólares anuales), de los cristianos sionistas estadounidenses, del lobby sionista radicado en Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, de las dádivas recibidas en su oportunidad de Alemania y Suiza como reparación ante la victimización perpetua a que nos tiene acostumbrado el sionismo.

López nos dice que Gaza está en crisis pero nada menciona sobre sus operaciones militares, que han reducido en un 80% la infraestructura industrial, sanitaria, vial, educacional de este territorio sometido a un bloqueo implacable y criminal desde el año 2006 a la fecha. López calla lo que el mundo consigna como crímenes de lesa humanidad y nos quiere hacer creer que esto es culpa de los palestinos. Nos transmite que la “democracia israelí” es plena por tener quizás una ciudad Gay Friendly, sin dar cuenta que el pinkwashing -concepto usado para referirse a cualquier actividad, evento o campaña, que presenta Israel, con su marca estrella Tel Aviv, como paraíso gay, mientras demoniza a las sociedades árabes de su entorno- ni siquiera esto salva de las críticas a un régimen que viola no sólo los derechos de la población árabe-israelí, sino los crímenes de lesa humanidad contra el pueblo palestino y que más temprano que tarde tendrán que responder sus líderes y sus cómplices. Los oropeles, las luces, la “occidentalización” de la palestina histórica, no cambia la esencia criminal del régimen sionista.

El carerrajismo de López pero sobre todo su provocación desvergonzada e inmoral llega al paroxismo cuando usa los versos del poeta nacional palestino Mahmud Darwish -y más aún cercenando sus letras y su significado. López cita en forma inaceptable y no permitido para un sionista uno de los versos más íntimos de Darwish en honor a su patria palestina y léala bien López no mutile las letras como su régimen criminal lo ha hecho con miles de palestinos “Piedra preciosa en su noche sangrienta, nuestra patria resplandece a lo lejos e ilumina su entorno… pero nosotros en ella nos ahogamos sin cesar. Esta es la letra del poeta nacional palestino la cual se te exige López no la uses para la defensa de tu inmunda ideología.

La batalla no está perdida López, no te equivoques recién empieza y se acerca a pasos agigantados desde las Alturas del Golán, desde El Líbano, desde la línea trazada desde las fronteras de Irán, pasando por Irak y llegando al Mediterráneo. La batalla no está perdida mientras existan mujeres como Ahed Tamimi, una verdadera Mujer maravilla. Ya verás a la peor de tus pesadillas recuperando lo que no es tuyo, abofeteando y expulsando a todo ocupante, recuperando lo que el sionismo ha usurpado. No te preocupes, eso será una realidad y aquí si usaré la paráfrasis adecuada “más temprano que tarde se abrirán los grandes olivares por donde pase el palestino libre”.

 

Pablo Jofré Leal. 3 de Mayo 2018

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*