Programa Detrás de la Razón: ¿Llegó a su fin Daesh?

El fin del grupo terrorista takfirí EIIL (Daesh, en árabe). Victoria para Siria e Irak. Ahora… ¿qué viene? En 2013, Ibrahim al-Samarrai, alias Abu Bakr al-Bagdadi, declaró la fundación de grupo terrorista Daesh y tomó en corto tiempo un amplio sector del territorio sirio, comenzado por la ciudad de Abu Kamal (este de Siria), y llegando al este de la ciudad de Alepo (noroeste), incluyendo así el 90 % de la geoestratégica provincia de Deir Ezzor (este). En 2015 se llevó a cabo una amplia operación militar con la participación del Ejército sirio, las fuerzas rusas y la asesoría de Irán, y la colaboración de fuerzas del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá). La batalla para lograr expulsar a Daesh de todo el territorio sirio, se gestó durante casi dos años, comenzando en la antigua ciudad de Palmira, en la provincia central de Homs, en marzo de 2017 y llegando a la liberación de Al-Raqa (norte) en octubre y Abu-Kamal a finales de noviembre. Por su parte y en paralelo, luego de tres años Irak también dio por concluida la lucha contra este grupo terrorista, que llegó a extender sus tentáculos por más de un tercio del país (Al-Yazira, Al-Anbar, Salah al-Din, Diyala, Nínive, Mosul y Kirkuk).

El fin de la ofensiva integrada por el Ejército, la policía federal y milicias chiíes, fue confirmada a inicios de diciembre de este año. En definitiva ha sido una gran victoria, pero con el sabor amargo que deja la gran cantidad de víctimas civiles y bajas militares, las ciudades reducidas a escombros, las heridas sectarias, y las amenazas de una insurgencia que continúa cobrando vidas. Sin intentar desmeritar el logro y lo que significa la derrota militar de Daesh, hay que hacerse algunas interrogantes: ¿A dónde irá la gran cantidad de los integrantes de Daesh que no murieron? ¿Se aplacarán con la derrota militar? ¿Se puede hablar del fin o de una transformación? Ahora más que nunca expertos en la materia, han analizado que no todo será color de rosas a partir de ahora. Hashem al-Hashemi, asesor de Seguridad del Gobierno iraquí, advirtió que ‘Daesh está acabado militarmente pero aún mantiene su fuerza y está dispuesto a perpetrar operaciones terroristas.

Los atentados de grandes dimensiones en mercados y lugares públicos siguen siendo su objetivo más preciado’. Tomando en cuenta estos factores, queda claro que hoy más que nunca no se debe bajar la guardia frente a la banda takfirí Daesh. Recientemente se preguntaba el reportero de la agencia turca de noticias Anadolu, Levent Tok, si Daesh ¿está derrotado o está cambiando? En su análisis decía que a través de las aparentes observaciones e inferencias sobre Daesh, un nuevo tipo de organización combinada con una estructura similar a Al-Qaeda y el partido Baas iraquí parece estar cambiando su estrategia para mantener su presencia, incluso si es derrotada militarmente. Incluso en el mes de julio, un informe revelado por el diario británico ‘The Independent’, citando a fuerzas militares libias, informaba que el grupo terrorista podría estarse trasladando a Libia.

Lo cierto es que a la luz de los hechos, la incertidumbre reina respecto a las células terroristas que por lo pronto puedan estar adormecidas esperando despertar para sembrar nuevamente el miedo y la destrucción. Mientras, la población siria e iraquí que durante años vivió de cerca las muertes y los crímenes más atroces, mantienen su esperanza de que la paz haya llegado para quedarse, e intentar reconstruir todo lo perdido. En ‘Detrás de la Razón’ los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los gobiernos ni los medios de comunicación.

 

pablo Jofré Leal 26 diciembre 2017

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*