Articulo Portal Islamoriente: La imposición única del pensamiento neoliberal y el consenso de Washington; Una mirada desde la economía islámica

La imposición única del pensamiento neoliberal y el consenso de Washington: una mirada desde la economía islámica

Roberto Chambi Calle[1]

Uno de los elementos importantes del islam es la lucha contra la opresión en todos los ámbitos de la sociedad, eso hace que hoy los musulmanes sean empáticos y colaboradores con aquellas sociedades que son oprimidas; pues decía el Imam Jomeini que nuestra lucha es “Contra todas las desigualdades. La nuestra es la lucha de los pueblos descalzos contra el libertinaje y la prodigalidad de los desmesurados. La lucha de los valores ideológicos y revolucionarios contra el sucio mundo del poder, el dinero y la codicia”.

Aquella manifestación de aquel líder que ha consolidado la República Islámica hoy sigue presente; ya que las características de la mayoría de las sociedades son la codicia, el dinero, el poder y la imposición ideológica anquilosando cualquier otro tipo de pensamiento que este fuera de estos formatos neoliberales barbáricos e inhumanos. Es fácil darnos cuenta de ello cuando muchos ciudadanos hoy ganan una ínfima miseria que solo alcanza para el sustento del alimento, cuando paradójicamente algunos países europeos, norteamericanos o asiáticos viven como reyes a costa de la explotación humana y social de los más pobres, sin duda esto es un perogrullo; pero por más que lo sea nosotros como personas o ciudadanos comunes ¿Acaso hemos hecho algo para mejorar ello? y cuando me refiero a ello significa que por lo menos haber apoyado o socializado esta manifestación en foros, charlas, clases o coloquios; en síntesis ¿Qué hacemos al conocer estas realidades?

Siempre los países ricos han tratado de doblegar a los países pobres o en vías de desarrollo, mediante sus recetas económicas y fundamentalmente sus aparatos ideológicos como el internet, el cine y la televisión a tal grado se ha dado ello que muchas de estos monopolios se han comprado muchos medios de comunicación (cadenas, redes y corporaciones) para que de esta manera las negociaciones debajo de la mesa sean higienizadas y purificadas mediante estos aparatos que en definitiva sedan y silencian haciéndonos creer que ellos son buenos y de que las políticas económicas e ideológicas son la única alternativa que puede salvar a la sociedad y al mundo.

Una de estas recetas es el Consenso de Washington aquel que fue elaborado en 1989 como una alternativa, que si bien no es oficial muchos estados en especial EEUU, han tratado de aplicarlos directamente sobre las economías latinoamericanas mediantes sus organizaciones “económicas”; tales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), El Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial de Comercio (OMC), haciendo creer que esas políticas son las más adecuadas para salvar las economías que según ellos están colapsando.

A tal fin se han creado muchas políticas económicas y organizaciones monetarias en el marco de la globalización así como “Burócratas internacionales –símbolos sin rostro del nuevo orden económico mundial[2]” las mismas que han hecho emerger a movimientos sociales para protestar y resistir las imposiciones de orden y recetas preparadas en sus marmitas para todo el Continente. De ello podemos manifestar que la globalización hoy en día no es una panacea a todos nuestros problemas; sino es tan solo una ínfima parte de las alternativas de solución que tiene más sombras que luces; así por ejemplo cuando “se propuso” el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) se quiso imponer la libre circulación de bienes servicios y capitales; y no así de personas que estando en países en vías de desarrollo no podían ofrecer su fuerza laboral en los países desarrollados (EEUU o Canadá) cuando ellos sí podían enviar sus bienes y capitales mostrando con ello solo un interés unilateral en las ganancias y la explotación de las riquezas y la fuerza laboral .

La globalización no es mala; pero ésta debe ser encuadrada en normas sociales y justas que incorporen a los pueblos en vías de desarrollo, y que no sólo sea tan mercantilista; sino humanista de eso se trata, lo demás solo es interés monetario, económico y financiero en favor de los monopolios financieros internacionales.

Para que tenga este carácter humanitario se debe reformular las estructuras de estas organizaciones económicas-financieras-mercantiles proclives a favorecer a las economías más grandes, nos referimos a los países del Norte como a los Europeos, se debe dejar de lado estas instituciones rectoras o reestructurarlas para que estén al servicio de la sociedad; pero para que ello ocurra se debe democratizar las mismas con la participación, no sólo de países que tengan mayor economía; sino también con la de aquellos que están en vías de desarrollo.

Conocedores de todos estos embates del mercado a la sociedad han habido muchos defensores y luchadores que han tratado de confrontar estas políticas de los gobiernos despóticos; así como Fidel Castro, Ernesto “Che” Guevara”, Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa; etc. los mismos que en sus inicios no solo han tendido muros de defensa sino también han objetado este pensamiento mercantil totalitarista, es bien sabido como Cuba después de derrocar a un gobierno Golpista pro Norteamérica como el de Fulgencio Batista, ha elaborado sus políticas económicas sobre sus realidades mismas desde su idiosincrasia siendo que hoy es uno de los modelos a seguir; así, con luces y sombras, una economía y un país que más allá de las críticas hoy es una realidad latente para América.

En la actualidad la lucha contra el nuevo orden mundial es enarbolada por muchos hombres y mujeres que creen que la economía y las finanzas monetarias están para servir al hombre y no a los mercados. En sus inicios Cuba se había levantado en contra de esta imposición hegemónica; pero hoy hay otros pueblos que como éste se han quitado las vendas de los ojos; pues muchas naciones han sabido elegir gobernantes que los han liberado de este yugo mercantilista, es así que la América Latina de otrora viraba a otro tipo de políticas económicas más sociales, más justas al tener en sus entrañas a nuevos hombres y gobiernos, los mismos que hoy luchan adoptando políticas económicas, sociales y por sobre todo humanas frente a los aparatos económicos que el imperialismo y capitalismo utilizan para imponer su discurso ideológico, tanto en lo que se publica como en lo que se vende, así se va sometiendo a las poblaciones del mundo mediante el uso brutal de la fuerza hasta los métodos más finos que nos convierten en ciudadanos consumidores obedientes, por consiguiente cada día más pobres espiritualmente, lanzando a la juventud al consumo desenfrenado de drogas y de cualquier bien material superfluo, y al empobrecimiento total de su espiritualidad y formación cultural humanista[3].

Cuando se quiere imponer recetas financieras se dice que hay un beneficio mutuo; pero ¿Cómo puede significar beneficio mutuo, vender a precios de mercado mundial las materias primas que cuestan sudor y sufrimiento sin límites a los países atrasados y comprar a precios de mercado mundial las máquinas producidas en las grandes fábricas automatizadas del presente[4]?

Hoy la realidad en América Latina va cambiando, es que no se necesitan recetas desde Washington para estructurar el sistema económico; ya que están fuera de la idiosincrasia de las naciones, todo lo contrario se deben elaborar políticas y sistemas monetarios financieros y económicos desde la realidad de cada uno de los países. El ALCA[5] quiso borrar las soberanía, quiso quebrantar y destruir las economías latinoamericanas para volverlas serviciales a los gobiernos del Norte; sin embargo han sido de vital importancia la creación de alternativas desde nuestra realidad los procesos integradores en áreas económica-sociales como lo es el ALBA-TCP[6], UNASUR, el Banco del Sur o Petrocaribe[7] que han beneficiado y ayudado en la actualidad a las economías latinoamericanas.

Aquí juegan un rol importante los gobiernos, pero yendo más allá debemos analizar quiénes eligen a esos gobiernos o mejor dicho ¿Qué conocen de políticas económicas esas personas que eligen gobiernos? Muchas de estas sociedades son atrapadas por los “flautistas de hamelin” que utilizan los monopolios internacionales haciéndoles ver que un gobierno capitalista y liberal es el más conveniente para ellos. O como decía Noam Chomsky “son el rebaño” al cual se puede manipular y enceguecer con un par de dadivas. No obstante de ello muchos hombres y mujeres en países como Bolivia, Ecuador o Venezuela han sabido elegir dejando de lado todas esas propuestas “maravillosas” y “brillantes” de los partidos neoliberales, mercantilistas y capitalistas. Las experiencias de Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador, Hugo Chávez (en su momento) y Nicolás Maduro, son una muestra de que “La Economía” puede tener un rostro más social y más humano para sus ciudadanos, sin duda siempre habrán detractores que mediante la ayuda de sus aparatos mediáticos harán ver los éxitos de estos gobiernos como fracasos económicos, por eso es importante que tanto los hombres como las mujeres deban ser conscientes y firmes en buscar y elegir el mejor camino para su presente y por ende su futuro.

Ahora frente a todo ello ¿Qué roles juegan los sistemas ideológicos de otras culturas y religiones?, sin duda se deben tomar en cuenta las experiencias para poderlas aplicar a nuestra realidad; así por ejemplo ¿Cómo actúan las políticas económicas en otros países con otros tipos de tendencia política y económica? Por ejemplo en los países islámicos, donde seguramente nos vamos a encontrar que tienen una tendencia capitalista artera, ¿Por qué? ¿Acaso el sistema islámico es inhumano? ¿Acaso no profesa principios espirituales?, obviamente las respuestas pueden ser muy disparejas; pero debemos analizar aquí y tomar aspectos positivos fuera de las recetas como el Consenso de Washington; pues se deben tomar en cuenta otros elementos económicos, como por ejemplo la banca Islámica; como son los préstamos o cómo es la financiación crediticia en un país islámico, podemos darnos cuenta de que no existen intereses así como se conocen en gran parte de Occidente, vale decir si un individuo se presta dinero para comprar un automóvil éste no paga interés solo paga los costos del préstamo, el mismo que está regulado por las organizaciones financieras del país islámico, que en definitiva reposan en normas Islámicas; vale decir Coránicas, las cuales manifiestan que la usura y el interés son ilícitos y prohibidos[8].

Siguiendo este ejemplo una persona que pide un préstamo para iniciar una empresa, el banco se hace socio no prestatario; vale decir que el banco se convierte en el compañero de riesgos y éxitos del prestamista; ya que el islam no permite al “capitalista” cargar intereses, por ello dentro del Islam no se habla de un sistema económico propio; sino de una escuela económica, así “Si la propiedad pública es considerada un principio básico del capitalismo y la propiedad pública es un principio del socialismo, ¿Por qué no debería creerse que la propiedad dual es un principio de la economía islámica[9]?”.

Creemos que este tipo de escuelas económicas pueden ser aprovechadas y construir a partir de estas experiencias políticas y económicas mercados y finanzas más sociales, las mismas que no vayan en perjuicio del hombre; sino que lo apoyen y lo vuelvan más humano, que sea más social como decía Rafael Correa “Creemos en sociedades con mercado, pero no subyugadas por el mercado, donde la vida, las personas y la sociedad misma se tratan como una mercancía más (…) en función de esa entelequia llamada mercado[10]” y para que se llegue a ese fin se debe utilizar muchos sistemas, escuelas y métodos que estén de acuerdo con nuestras realidades lo cual no solo es definido por los gobiernos; sino por los hombres y las mujeres, aquellos (as) que deben estar conscientes de lo que eligen y definen, ya que ellos son los que toman la decisión para formar un gobierno, siendo responsables de esta manera con uno mismo para no dejarse hipnotizar por los aparatos mediáticos, capitalistas que quieren imponer un solo orden mundial haciéndonos creer que sus recetas y sus políticas son lo único y mejor para resguardar la economía de los países en el mundo, es por ello que en pleno siglo XXI se hace cada vez más urgente humanizarnos (socialmente hablando) y buscar más la espiritualidad, porque no solo la economía, los bienes o los servicios deben ser importantes para los seres humanos; sino su fe, su naturaleza solidaria y social; pues no sólo somos materia sino también espíritu.

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente

[1] Cientista Jurídico y Analista en Relaciones Internacionales, Miembro del Comité para el Estudio y la Difusión del Derecho en América Latina.

[2] STIGLITZ, Joseph, “EL MALESTAR EN LA GLOBALIZACION”, Ed, Taurus, D.F. México, 2002, p. 269

[3][3] TABLADA, Carlos, “EL PENSAMIENTO ECONÓMICO DE ERNESTO CHE GUEVARA”, Ed. fBDP, La Paz, 2007, p. 73

[4] Ibídem, p. 233

[5] “El Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), tuvo origen en la ciudad de Miami (sureste de Estados Unidos) en diciembre de 1994. Fue un acuerdo impulsado por Estados Unidos que “pretendía” asegurar la libre circulación de mercancías a través de la aplicación de normales comerciales supranacionales, también limitar la capacidad de acción de los Gobierno entorno a sus propias economías, dándole el poder a los inversores”. Ver más: http://www.telesurtv.net/news/Conozca-que-es-el-ALCA-20151103-0062.html

[6] “La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) es una iniciativa de integración para los países de América Latina y el Caribe, promovida por la República Bolivariana de Venezuela, inspirada en el más grande sueño de nuestro Libertador, Simón Bolívar: “Ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riqueza que por su libertad y gloria”. La propuesta del ALBA la formuló por primera vez el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, en el marco de la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe, celebrada en la isla de Margarita, al noreste de Venezuela, en diciembre de 2001”. Ver: http://alba-tcp.org/en/contenido/history-alba-tcp

[7] “Hace cuatro años el mundo vio nacer Petrocaribe como un Acuerdo de Cooperación Energética suscrito por 14 países que ya se manifestaban “preocupados por las tendencias de la economía mundial y, particularmente, por las políticas y prácticas prevalecientes en los países industrializados que pueden conducir a una mayor marginación de los países del Tercer Mundo más pequeños y con economías más dependientes del exterior”. (…) Petrocaribe es consecuente con la política que Venezuela ha propuesto incluso en el seno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y que fue expuesta por el presidente Hugo Chávez Frías en Arabia Saudita, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y/o Gobierno de la organización, celebrada en noviembre de 2007”. Ver Más: http://www.petrocaribe.org/

[8] “Quienes usurean no se levantarán sino como se levanta aquél a quien el Demonio ha derribado con sólo tocarle, y eso por decir que el comercio es como la usura, siendo así que Dios ha autorizado el comercio y prohibido la usura. Quien, exhortado por su Señor, renuncie conservará lo que haya ganado. Su caso está en manos de Dios. Los reincidentes, ésos serán los condenados al Fuego y en él permanecerán para siempre”. Corán 2: 275

[9] BAQIR, Muhammad, “EL ISLAM Y LAS ESCUELAS ECONOMICAS” Ed. Alborada, 1987, Bs. P. 135

[10] Ver: http://www.telesurtv.net/news/Rafael-Correa-defiende-la-idea-del-control…

Autor: Roberto Chambi C.
Tema: Sociología
Política-Economía
Palabras claves: pensamiento neoliberal,consenso de Washington,economía islámica,Imam Khomeini
Bajar el archivo PDF:
La imposición única del pensamiento neoliberal y el consenso de Washington, economía islámica.pdf

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*